Las medidas del Gobierno para evitar los riesgos del "fracking"

Diciembre 15, 2017 - Noticia publicada en Política

El ministro Soria ha explicado las medidas que va a tomar el Gobierno ante los peligros de practicar el sistema de extraccion de gas denominado fracking.

Tras la solicitud del PSOE al Gobierno para conocer las medidas para prevenir los riesgos de la práctica conocida como “fracking”, el ministro de Industria, José Manuel Soria ha declarado que el Gobierno “adoptará medidas de ámbito nacional para evitar posibles riesgos" asociados a esta técnica que en estos momentos está en fase de investigación en España, por lo que consideró que "no cabe una moratoria" para esta actividad y que puede desarrollarse si se aplica una "regulación adecuada".

"Como cualquier otra actividad industrial, implica riesgos específicos que deben ser gestionados adecuadamente, pues existe la tecnología para minimizarlos", afirmó Soria, antes de abogar por una "regulación estricta" para garantizar la seguridad medioambiental.

En su discurso aseguró que estas nuevas explotaciones de recursos no convencionales están suponiendo una revolución que ayuda a disminuir la dependencia energética. 

En este sentido, el Gobierno se ajustará a las medidas "de ámbito nacional, europeo e internacional" que se aprueben sobre este asunto, aunque insistió que "son los estados nacionales quienes deben tomar las decisiones al respecto", siempre y cuando "se cumplan todas las garantías medioambientales que se establecen a nivel estatal y europeo".

Además, aprovechó para minimizar los riesgos asociados a la extracción de gas mediante el fracking, ya que hay formas de prevenir cada uno de los potenciales riesgos

En España existen cerca de 40 prospecciones autorizadas y otras tantas solicitadas para explorar si hay yacimientos de gas no convencional y compensa sacarlos por esta técnica, algo que no ocurriría, en cualquier caso, en menos de 5 años.

"El gas natural es un recurso transcendente para el presente y el futuro", subrayó Soria, quien, no obstante, remarcó que esta técnica se llevaría a cabo en España con las máximas cautelas para evitar sus riesgos potenciales.

También menciono uno de los principales problemas de esta técnica, y es que el excesivo uso de agua para realizar estas perforaciones (unos 20.000 metros cúbicos por sondeo) supone una restricción geográfica, y puede llevar a problemas de abastecimiento. Aseguró que este volumen de agua podrá recuperar en posteriores fracturaciones y que se seguirá una política estricta y responsable para gestionar el agua de manera conveniente. 

Tags: