El fracking podria causar terremotos

Octubre 18, 2017 - Noticia publicada en Política

  • Imagen de El fracking podria causar terremotos

Un estudio realizado en Estados Unidos (EEUU) relaciona el fracking con el terremoto que tuvo lugar en 2011 en el estado estadounidense de Oklahoma.

La revista Geology ha publicado el estudio, que concluye que el terremoto, que ha sido el de mayor magnitud en impactar en el estado en tiempos modernos y que se saldó con dos heridos, 14 casas derribadas y carreteras dañadas, está relacionado con la técnica de extracción de gas y petróleo.

Al parecer, después de inyectar durante 18 años las aguas residuales del fracking para la extracción de petróleo en un yacimiento agotado en la localidad de Prague, en 2011 comenzaron a producirse terremotos en la zona, algo que no había sucedido nunca. Según explica Akie Keranen, autora principal del estudio, “los terremotos sucedieron en 2011 (y uno anterior en 2010) porque se necesitaron casi 20 años para que la presión fuera aumentando lentamente en esa zona”.

Relación fracking-seísmo

El fracking, o fracturación hidráulica, consiste en la extracción de gas o petróleo a través de la inyección a presión de materiales en el terreno para aumentar las fracturas que existen por naturaleza en el sustrato rocoso que encierra el producto que se quiere extraer. De esta forma, el gas o el petróleo son liberados y salen al exterior con más facilidad.

Generalmente para la fracturación se emplea agua con arena y productos químicos, aunque pueden también utilizarse espumas o gases. Estos materiales dejan unos residuos y hay varias posibilidades en cuanto a su tratamiento: reutilizarlo, construir una balsa en la que se evapore o reinyectarlo. Según Antorio Turiel investigador del CSIC en el Instituto de Ciencias del Mar de Barcelona, esta última opción es la que aplican la mayoría de explotaciones estadounidenses y es lo que parece haber provocado los terremotos de Oklahoma.

No obstante, Ángel Cámara, coautor de un informe reciente del Consejo de Ingenieros de Minas sobre fracturación hidráulica, opina que el seísmo no se habría producido de tratarse de una extracción de gas, ya que el agua residual del petróleo “tiene elementos mucho más agresivos que pueden hacer la roca más permeable y que se colapse produciendo el efecto sísmico”, y añade que otros “condicionantes geológicos” son necesarios para “alcanzar una intensidad de 5,7”.

Julio Barea, responsable de Energía en Greenpeace, sin embargo, afirma que “hay trabajo anteriores que también describen cómo han aumentado los seísmos en las zonas en las que se están explotando yacimientos de gas pizarra”. 

Tags: