Agricultores y ganaderos aprovechan la bajada de la fotovoltaica

Septiembre 24, 2018 - Noticia publicada en Renovables

  • Imagen de Agricultores y ganaderos aprovechan la bajada de la fotovoltaica

Los paneles solares, diseñados inicialmente para zonas aisladas en países en desarrollo, se han convertido en España en la punta de lanza del renacer renovable. Sin subvenciones ni primas, ya es competitiva frente al gasóleo o una conexión a la red eléctrica alejada. Ganaderos y agricultores comienzan a instalarlos no por militancia ecológica sino por sentido económico.

Miguel Ángel Pérez es responsable de Zigor Corporación, con sede en Vitoria. “Estas instalaciones las desarrollamos para zonas sin electrificar de países en desarrollo. Las hemos puesto en pueblos pesqueros de Brasil o en instalaciones de ejércitos en Paraguay y Mauritania. Pero hemos visto que salen los números también en España en zonas aisladas, así que ahora nos lo piden para aserraderos, granjas de pollos, regadíos, etc”.

 

Las cuentas dependen de cada caso. No es lo mismo una parcela en la que ya hay conexión eléctrica que una en la que el agricultor tiene que pagar un tendido eléctrico y un transformador. Pero las fuentes consultadas coinciden en que en la mayoría de los casos ya se amortiza en pocos años.

 

Miguel Ángel Catalán, del servicio agronómico de Acor, explica “Tenemos un caso tipo en el que para 40 hectáreas de regadío con remolacha, colza, girasol y trigo, el coste de la instalación  saldría por unos 100.000 euros. Sin ayuda se recupera la inversión en 10 años. Incluso en menos”. Catalán cuenta que los agricultores ya no recelan de la tecnología, la han visto funcionar en campos de sus vecinos y saben que funciona. “El temor es a la Confederación Hidrográfica, a que haya problemas con las concesiones de agua, y más ahora que está siendo tan seco. Si no, habríamos visto muchas más instalaciones”.

 

Alberto San Mamés es director de proyectos de i-solagua, una empresa de ingeniería de Valladolid que se ha especializado en automatizar regadíos con renovables y alta tecnología. “Hay proyectos que se pueden amortizar en tres años, otros que en cinco y otros puede que en más, pero si comparas con el diésel, las cuentas salen. Si es contra la red eléctrica, depende. Pero al ritmo que va el precio de la luz, también”. Los regantes tienen que pagar un término fijo de potencia al año muy alto incluso si solo riegan en temporada, así que desconectarse de la red les supone un gran ahorro.

 

Por eso el PP ha introducido una enmienda en el Senado para que puedan cambiar ese término de potencia un par de veces al año. Esa era una reivindicación histórica de los regantes, que se veían obligados a pagar gran cantidad de dinero solo por estar conectados a la red incluso si solo regaban unos meses al año. Este cambio normativo puede afectar al boom rural renovable.

Tags: fotovoltaica